Search

Cargando...

Blog Archive

La autora:

Mi foto
Mrs.Exception
En la red soy Mrs.Exception, y bueno soy una chica de 16 años a la que le gusta escribir pero siempre lo deja todo de lado. Así que esta vez me he propuesto acabar esta historia: "La luna de Salem"
Ver todo mi perfil

Followers

Se ha producido un error en este gadget.
miércoles, 22 de junio de 2011

Snuff, el pájaro aguamarina y el lobo feroz.



Una serie de murmullos se agolpan en mis oídos, Eleazar se apresura hasta llegar a mí y se arrodilla, lo sé porque lo noto cerca y escucho sus pasos. Pero pronto percibo otra serie de movimientos que para nada son de Eleazar. Mis labios se entreabren y dejan a Eleazar verter entre ellos aquel líquido oscuro, que acaba por derramarse por la comisura de mis labios. Algo lo aparta de mi lado haciendo caer la jarra que él sujetaba. Toso y entreabro los ojos y ahí están el chico del sombrero y Temperance. No intercambian palabras simplemente me observan en silencio y Eleazar… Abro los ojos alarmada, el chico del sombrero sujeta a Eleazar por el cuello de la camisa mientras este se agita bajo su mano para liberarse de la opresión.
-¿Y ahora qué? – pregunta el hombre de sombrero de cuero cuyos ojos refulgen al dirigir su mirada hacia donde yo me encuentro.
Temperance se acerca hasta mí y me coge la cara entre las manos a lo cual respondo alzando la mano y apartándola de mí.
-No me toques-murmuro a regañadientes.
No me gusta que esté a mi lado, no me encuentro bien, me hace sentir indefensa pero a la vez me resulta demasiado familiar. La miro a los ojos… Necesito parpadear un par de veces antes de murmurar:
-Snuff.
Dirijo mi vista al umbral de la puerta donde hace unos segundos estaba Snuff y entonces Temperance sonríe de lado para luego sentarse a mi lado con agilidad y sin producir ningún ruido.
-Que niña más inocente, bueno inocente no, simplona. Tu madre te tenía rodeada entre algodones, tan cuidada… Parecías ser de cristal. Claro que tu madre tampoco se percató de mí, hasta… bueno hace unos meses, que pena que la quemasen porque alguien la acusase de brujería. ¿Quién sería capaz de cometer tal atrocidad en los tiempos que corren?-mientras esas palabras se escurren por sus labios sus dedos se deslizan por mis piernas-. Te diría que eres su viva imagen, te diría que te he visto crecer y te he cogido cariño, pero eso sería mentir pequeña.
Cierro los ojos y agito las piernas intentando deshacerme de sus manos, no me gusta su contacto, tiene las uñas afiladas, pulcras pero afiladas y me producen escalofríos. Consigo incorporarme y segundos después me pongo en pie, observo a Eleazar el cual se mantiene en silencio tras asimilar que ha perdido la batalla contra el hombre de negro. Hay algo que no logro comprender, ¿por qué me persiguen a mí? Además Eleazar y el chico habían hablado de forma animada, pero Eleazar no lo conocía de antes ¿o sí?
Las manos delgadas de Temperance me sujetan por los hombros y posteriormente su voz llega a mi oído izquierdo:
-Sí Liselotte, soy una bruja.
-Yo…-tartamudeo confusa, ¿yo también soy una bruja?¿y mi madre?
Su carcajada me saca de mis pensamientos de sopetón, haciéndome creer que soy una estúpida por pensar aquello de mi madre y de mí.
-Tú no, niña estúpida, tú eres…
-Diferente-dice Eleazar alzando la voz y concluyendo la frase, de manera diferente a la que lo habría hecho Temperance.
Miro a Eleazar con el ceño fruncido y pregunto con una ceja alzada:
-Tú también eres…
Él agacha la cabeza y se cubre la cara con su pelo, lo cual debe ser un asentimiento disimulado por su vergüenza a admitirlo.
-Mira guapa todo esto terminará pronto, vente con nosotros y ya está, solamente te necesitamos a ti a tu amiguito lo podemos soltar, no nos hace falta. Bueno ahora no… Pero sí que nos ha ayudado a encontrarte, claro que sino quieres venirte… te quedarás con él, es algo que ya he asumido pero… el querrá lo mismo de ti que nosotros.
-¿Y qué es lo que queréis?-pregunto con la cabeza alzada, con mi orgullo inflándome el pecho evitando que me derrumbe por la poca fuerza que me mantiene en pie sobre mis piernas famélicas que parecen de alambre.
-Es algo demasiado complicado como para explicarlo ahora-comienza a decir Temperance pero se ve interrumpida por un gruñido de el hombre del sombrero de cuero ya que Eleazar no está entre su mano… En su lugar un pájaro de color aguamarina revolotea por toda la estancia:
-Eleazar-grito ya que comprendo todo, bueno casi todo.
Y pronto todo aquello es tomado por los animales, mi pequeño pájaro azul, Snuff quiero decir Temperance… bueno un gato, y el hombre del sombrero de cuero toma la forma de un lobo enorme dejando su sombrero hecho jirones sobre el suelo. Me agazapo contra una esquina y cierro los ojos. Me duele la cabeza, me queman los ojos y la garganta me arde.
Pronto la estancia está en silencio, el lobo captura al pájaro entre sus fauces y en un par de segundos simplemente quedan dos plumas azules sobre el suelo, el gato parece sonreír y todo se vuelve negro.
De nuevo agazapada, veo al pájaro azul revolotear por la estancia parece acercarse a mí, cogerme del pelo intentando moverme o avisarme pero a los pocos segundos vuela por su vida escapando por la puerta, vuela alto, rápido, pero arrepentido. Cosa que observo en su mirada, está triste pero cree haber hecho lo que debía. De nuevo todo es negro y todo es demasiado confuso como para explicarlo con detalle.
El pájaro azul vuela sobre mi cabeza y en cuanto se posa a mi lado, se vuelve a transformar en ese chico de melena rubia y ojos aguamarina que hipnotizan, me mira asintiendo con dulzura y me toma de la mano pero poco después reluce algo… quiero decir reluzco, reluzco yo, parece como si tuviese luz propia y entonces se hace el silencio y nada tiene sentido, no lo ha tenido desde el principio.

5 estrellas:

Marco dijo...

Jooo!! No tienes la cosa esa para que te pueda seguir!!! =/
Es un blog bonito, aun no he tenido la suerte de leerlo, pero ya mismo! :D
a favoritos! =P

Divinum Eximia dijo...

1. Me encanta el nuevo estilo, el fondo de estrellitas y la cabecera me mata *-*

2. Es, sin duda alguna, mi entrada favorita. Haciéndote preguntas pude llegar a la conclusión de que el del sombrero no era para nada de fiar, pero tampoco llegué a imaginarme por qué, ahora lo sé. No obstante, lo de Snuff ya lo sabía, y tú fuiste clave para ello, ya que creiste que lo iba a averiguar y he de reconocer que la primera vez que lo leí no caí, fue después cuando me lo volví a leer y entonces se hizo la luz.
La verdad es que has logrado llevar el tema hasta aquí de una manera asombrosa, me lo he pasado soberanamente genial leyéndomelo y ahora mismo necesito más, mucho más y espero poder llegar a tener "La Luna de Salem" en papel para poder leérmelo las veces que quiera.
Por cierto, lo de Eleazar, un puntazo, me encanta *-*

Siento que no tenga tiempo para hacerte un comentario más extenso.

Un besazo Ardillita *-*

Mrs.Exception dijo...

Muchas gracias Marco, espero que te adentres en esta historia gracias.

Divinum sabía que lo sacarías, jaja a ver si algún día lo llevo a alguna editorial. Pues bueno hasta aquí la primera parte... lo estoy dividiendo al estilo Memorias de Idhún solo que aquí es sólo un libro. Muchas gracias a mí la entrada no me lograba convencer del todo porque además el final es muy confuso, que en mi opinión es lo que le da la gracia pero no estaba muy segura de si la gente lo iba a comprender. Me da igual la longitud de tu comentario lo bueno si breve dos veces bueno.
:)
Un besazo patito

Clary Claire dijo...

Buahh!! ¡Quiero más!! Esto sí que es nuevoo!!
A ver qué pasa... me gustaría averiguar muchoo más de esta historia, pinta muy bien!!
Ahora que además he acabado exámenes y de todo tendré más tiempo para escribir...
me ha gustado mucho, un besazo tremendo :)

Elenna dijo...

He odio hablar de ti en otros blogs, y por primera vez he tenido la oportunidad de entrar en el blog. Es precioso, con el fondo de estrellas...
He estado leyendo y es asombroso la menera en la que te explicas, como transportas al lector >.<
Te sigo! :)
Besos, Elenna