Blog Archive

La autora:

Mi foto
Mrs.Exception
En la red soy Mrs.Exception, y bueno soy una chica de 16 años a la que le gusta escribir pero siempre lo deja todo de lado. Así que esta vez me he propuesto acabar esta historia: "La luna de Salem"
Ver todo mi perfil

Followers

Se ha producido un error en este gadget.
viernes, 7 de enero de 2011

Para no saber a dónde vas, pareces muy segura



Ando sin saber a dónde me llevarán mis pasos, pero intentando que parezca que sé lo que me hago. Eleazar no dice nada y el silencio me tranquiliza y me ayuda a pensar. Después de caminar un buen rato me paro y miro hacia arriba, no se ve el cielo. Los árboles son altos y se cierran sobre nosotros formando una especie de túnel. “Es extraño, nunca había visto esto”. Eleazar parece nervioso y mira hacia todos lados de forma continua, en una posición defensiva y entonces es cuando habla:

-Para no saber a dónde vas, pareces muy segura-dice mirándome con esa sonrisa burlona que está permanentemente en su rostro infantil-. Mi hermana vive cerca de aquí, se está haciendo de noche y no es prudente que estemos en el bosque cuando eso ocurra.

Giro sobre mis talones al escuchar una especie de murmullo pero luego desaparece, quizás me lo he imaginado, quien sabe. La idea de quedarme en el bosque durante la noche me gusta, adoro la naturaleza pero él parece opinar todo lo contrario ¿por qué ese nerviosismo?

-No te he pedido que te quedes conmigo, ya te he agradecido el haberme salvado no necesito más protección-digo de forma fría con el semblante serio-. Tú puedes irte a dónde quieras que yo me quedaré por aquí.

Siempre he sido una persona algo fría, distante pero en realidad simplemente soy tímida y desconfiada, pero la gente suele interpretarlo de diferente forma.

Su risa me desconcierta y entonces es cuando comienza a andar hacia los árboles, que se encuentran a nuestro costado derecho, comienza a hablar:

-Creo que no es la mejor opción. No sabes quienes habitan en este bosque, y yo que tú no me quedaría a averiguarlo.

Lo miro pensando si creer en lo que dice, o por el contrario mantenerme firme ante mi decisión. Pero al parecer mis pies deciden por mí de forma instantánea y sigo sus pasos.

Los árboles se encuentran muy juntos entre ellos, como formando una fortaleza, las paredes del túnel. “¿No se enredan sus raíces?”, me pregunto mientras nos deslizamos por entre los troncos de los árboles. Y digo “deslizamos” porque el espacio es mínimo, alguien un poco más ancho no habría sido capaz de pasar por donde nosotros. Transcurren cerca de cinco minutos esquivando ramas, agachándonos y a veces arrastrándonos por el suelo, cuando por fin la muralla arbórea finaliza y me tiro sobre un camino de tierra agotada mirando al cielo, ahora de color anaranjado debido al atardecer. Pero esta escena no dura mucho ya que Eleazar me coge de un pie y comienza a arrastrarme:

Ey! ¿Qué haces?

-Si piensas quedarte ahí tirada te arrastro, este lugar aún no es seguro. Y créeme que después de haberte salvado no pienso dejarte morir-dice y se queda pensando momentáneamente-. Por lo menos hoy.

Me suelta el pie, suspiro y me levanto, sin molestarme en sacudir el polvo del vestido blanco y miro mis pies descalzos y sucios por todo lo que hemos andado. Eleazar comienza a andar sin decir nada más y corro un poco hasta ponerme a su nivel:

-¿Tu hermana vive muy lejos?-le pregunto mirándole de reojo.

Se toma unos segundos para responderme, en los cuales el cielo oscurece con presteza.

-Eve vive cerca, su casa es pequeña pero creo que nos dejará quedarnos-dice, y esas son las últimas palabras que salen de sus labios mientras el camino se sume en la oscuridad nocturna. La luna no es más que una uña esta noche pero igualmente ilumina.

Él parece muy seguro de sus pasos, pero yo miro constantemente al suelo para no tropezar. Consigo vislumbrar la silueta de una casa recortando el cielo. Miro a Eleazar y me percato de que está sonriendo, más de lo que ya sonreía antes. Nuestros pasos nos conducen directamente a la puerta de la casa de Eve, donde brilla una tenue luz de una vela cerca de la ventana y consigo escuchar la risa inocente de un niño pequeño. Eleazar llama a la puerta con los nudillos y acude a abrirnos una joven de cabellos castaños casi rojizos y de ojos iguales a los de Eleazar. Detrás de la chica que supongo que es Eve, aparece un pequeñín, de no más, de 5 años de pelo negro y los ojos de Eleazar y su hermana.

La escena me incomoda un tanto, es muy familiar a mi parecer y yo ahí no encajo. Pero entonces la mano de la pelirroja golpea la mejilla de Eleazar, cosa que me deja un tanto confusa. La muchacha comienza a hablar con una voz dulce y aguda, pero que en este momento se muestra enfadada:

-Podías haber aparecido antes, ¿sabes lo preocupada que he estado por ti, enano insensible?

2 estrellas:

Divinum Eximia dijo...

¡Felices reyes! Antes de nada, y eso que estamos ya a día 7, pero tenía que decirlo. Ahora vamos al turrón:
Para empezar, me siento muy orgulloso de ser "casi" siempre la primera persona en comentar las entradas de nuestra querida Mrs. Exception. Y ya comentando lo que hay que comentar... He de decir que como siempre me ha gustado mucho, en mí opinión cada vez escribes escenas más largas y con mayor sentido, o quizá sea mi impresión por el hecho de cambiar ya de paisaje y no estar tanto en la trama del primer capítulo que refleja lo que suponen que es Liselotte. Lo que quiero decir, es que Eleazar le ha dado un cambio de sentido a la historia muy intrigante y por supuestamente, diferente.
Los personajes son muy buenos, aún no he podido ver demasiado a Eleazar, pero el la anterior entrada me ganó por completo con su peculiar forma de ser, y Liselotte a mí parecer, es un personaje bien formado y con una personalidad que no se refleja en muchas otras, no es la típica heroína, ni la típica déspota que se pasa el día siendo una engreída, aunque de vez en cuando de esa impresión, que gracias a tus aclaraciones sabemos que no es así.
Tengo muchas ganas de leer lo que sigue, porque una cabeza como la tuya no habría guiado a Liselotte por este camino sin un motivo aparente, así que esperaré ansioso a leer lo que tramas para la siguiente entrada.
Enhorabuena^-^

Yolanda Polaroid dijo...

te sigo porque cuando tenga tiempo me gustaría ir leyendo tus historia :)